¿CÓMO MANTENER LA CONEXIÓN DE TU PAREJA CON UN BEBÉ EN CASA?

Roxana tuvo a su bebé hace tan solo un par de semanas. Está agotada porque casi no duerme y pasa su tiempo cuidando y amamantando a su bebé. De pronto recibe un mensajito en su celular enviado por su esposo que dice: “no dejo de pensar una décima de segundo en nuestro hijo”. En ese momento ella irrumpe en llanto totalmente desconsolada. Ama a su hijo y a su esposo, agradece que el piense en el hermoso ser que ha llegado a su vida, pero también se pregunta: ¿quién piensa en mi?

Si la mamá o el papá siente que ha pasado a segundo plano y que su bebé se ha convertido en el centro de atención, ¿cómo mantener la conexión de pareja después de que ha nacido el bebé?

La instructora de yoga Sat Kirpal Kaur Khalsa, señala “aunque la mujer pasa por muchos cambios físicos, emocionales, psicológicos y mentales durante el embarazo, el niño que llega debe de ser visto como un producto de la relación y no darle preferencia sobre la misma. Muchos matrimonios, un 40% de ellos terminan por esta causa. Un bebé es un regalo de Dios”.

La especialista en temas de post-parto, Glenda Furszyfer, señala que “es importante comprender que los primeros meses después de que ha nacido el bebé son sumamente demandantes sobre todo para la madre, y que la naturaleza de alguna manera se asegura de que la madre no abandone a su hijo, creando un mecanismo llamado fusión emocional, mediante el cual mamá y bebé se perciben como una misma persona, están fusionados. Lo importante es saber que esto es normal y saludable y mantener el diálogo abierto, poder expresar las necesidades y sentimientos propios con la pareja, saber que es un periodo de transición, y de reacomodo en el que poco a poco se pueden ir buscando pequeños espacios para compartir en pareja de manera más casera, quizás no tan “social”, ya sea con el bebé presente o bien cuando éste duerma. Es aconsejable explorar maneras diferentes de intimar, de estar juntos, de conectarse.”

A continuación te comparto algunas sugerencias para que puedas reconectar con tu pareja:

  1. Hagan un espacio en su agenda para ustedes. Muchas veces la inercia los lleva a pasar mucho tiempo realizando las tareas que requiere el bebé y las tareas del hogar. Al menos dense 15 minutos 3 veces a la semana para cenar juntos o tomar un té y compartir sus sentimientos. Lo más importante es que durante este tiempo traten de hablar de otras cosas que no tengan que ver con el bebé. No son solo padres del bebé, los dos tienen sus propias necesidades  esperanzas y temores. No pretendan que todo va bien, cuando no va bien. Sean honestos con sus sentimientos.
  2. Organicen una cita fuera. Aunque sea un par de horas, traten de darse un tiempo para salir fuera de casa. Ya sea que vayan al cine, a tomar un café o a caminar al parque. Pueden contratar a una enfermera o pedirle a un familiar cercano que los ayude a cuidar al nuevo integrante de la familia. Es muy probable que la madre tenga menos ganas de salir y dejar al pequeño en casa, sin embargo, él como padre, debe tratar de convencer a su esposa de salir. Aunque al principio le cueste trabajo, una vez que ella este fuera, se lo agradecerá y será un muy buena manera para que retomen el vínculo como pareja.
  3. Dale un masaje a tu pareja. Durante los primeros meses, es muy posible que ambos estén muy cansados y que el deseo sexual disminuya. Si es así, al menos busquen un espacio para consentirse mutuamente. Ofrézcale a su pareja un masaje de pies y aprovechen el tiempo para abrazarse y acariciarse. Esto eventualmente incrementará el deseo sexual.
  4. Dile a tu pareja cuánto la quieres. Aunque no lo creas, en estos momentos los pequeños detalles hacen una gran diferencia. Enviar un mensaje con una frase como “me encanta como te ríes”, o quizás comprarle una flor o unos boletos para ir al teatro, ayudarán a reactivar su relación de pareja.
  5. Cada uno tenga un espacio personal. Si centran toda la atención en el bebé, y no tienen espacio para hacer cada uno sus cosas, a la larga puede tener un efecto negativo en su relación de pareja. Fijen un horario para turnarse y realizar las labores del bebé, de tal modo que cada uno tenga un espacio para si mismo, para ordenar sus cosas, charlar con un amigo o tomar una caminata a solas.
  6. Antes de reaccionar, respira. Adicionalmente, Glenda Furszyfer sugiere que “un buen ejercicio es tomar una inhalación profunda antes de dejarse llevar por el impulso y pensar por un momento sobre lo que usted cree que puede necesitar su pareja de ti en este momento, ponerse en el lugar del otro. También señala que en el momento de dialogar, es importante recordar el hablar desde uno mismo, en lugar de culpar al otro, ya que cuando uno habla desde sus sensaciones, está nombrando algo inobjetable, en lugar de culpar a la otra persona.

Meditación para reconectar con tu pareja

 Ambos tomen una postura cómoda, sentándose sobre un tapete con las piernas cruzadas. Permita que sus rodillas se toquen y tómense de las manos. Ahora ambos reclínense hacía atrás tan lejos como les sea cómodo. Cierren sus ojos. Inhalen y exhalen de forma muy larga y profunda a través de la boca. Cuando inhalen repitan en silencio el sonido Sat y cuando exhalen repitan en silencio el sonido Naaaam. Continuen por 3 minutos y luego regresen al centro. Pueden besarse una vez terminado el ejercicio.  Está meditación es recomendada por la instructora Gurumukh Kaur Khalsa.

Bibliografía recomendada: “La maternidad y el encuentro con la propia sombra”. Laura Gutman.

 

Por Lu Botello

 

Sitios de interes.

www.partohumanizado.org

www.yoga.com.mx

3 CONSEJOS ANTI ESTRÉS PARA MAMÁ

¿Cómo sobrevivir al ritmo de la vida, sin enloquecer en el intento? Como mamá, en muchas ocasiones, te sientes abrumada por la cantidad de actividades que tienes que realizar. Aquí te recomiendo tres tips básicos, que pueden ayudarte a encontrar relajación y calma en medio del caos; y una respiración para recuperar la energía.

  1. Al despertar

El modo en como se despierta es crucial para anticipar como será tu día. Aún cuando tengas que despertar a los niños para llevarlos a la escuela, te sugiero que tomes tu tiempo para despertarte unos minutos antes. Sé que esto cuesta trabajo, pero te aseguro que te permitirá tener un día mucho más relajado y en general mucho más feliz. Cuando suene el despertador no saltes de tu cama y acuéstate por un momento sobre tu estómago de forma que estés cómoda. Luego colócate sobre un costado y sobre el otro, y observa la pulsación de la respiración en todo tu cuerpo. Ponte sobre tu espalda y frota las palmas de tus manos para estimular el sistema circulatorio y luego cubre con tus manos el rostro. Recibe el calorcito que emanan tus manos y  la sensación de bienestar que te produce conectar con tu ser interno.

  1. Agradece lo que tienes

Muchas veces quisiéramos tener la vida del otro y el otro quisiera tener nuestra vida. Y en este querer ser, nos olvidamos de lo que sí tenemos el día de hoy. Una vez que tuve la oportunidad de entrevistar a Lama Tenzin Wangyal Rinpoche, líder del Bon Budismo, me comentó: “Siempre que te vayas a dormir o a levantarte piensa en 10 ó 20 razones por las que deberías estar feliz. Observa cuáles son los regalos que tienes en la vida. Qué es eso que tienes que la gente de verdad le gustaría tener y que tú ya tienes. Aprecia lo que SI tienes. Cada mañana cuando te levantes, agradece. De todo lo que te ha sido dado. Aprecia todo lo que te han dado. Reconoce lo que está ahí. Algunas personas necesitan más de 10 razones. Busca esas buenas razones por las cuales estar feliz en la vida y las encontrarás. Normalmente lo que hacemos es lo contrario. No buscamos esas buenas razones, pero buscamos las malas razones. Si vemos nuestros hábitos, muchas personas se levantan en la mañana no queriendo hacer, pero teniendo que hacer. Extrañando, pensando que algo hace falta, que no están completos. Y ponemos mucha atención en esas zonas de la vida.” Estas palabras nos invitan a cultivar la actitud de agradecimiento y terminan por proporcionarnos bienestar.

  1. Al subir al coche, ten la intención clara de no querer tomar el control

Ir manejando en una ciudad donde hay mucho tráfico vehicular es todo un tema y conducir tranquilo dentro de ese caos es un gran reto. Puede ser que te cueste trabajo bajarle al ritmo mientras manejas, no desesperes, con la práctica lo lograrás. Cuando te subas al coche siéntete cómodo. Relaja los hombros y las caderas y ten la intención clara de fluir con el tráfico. No te enojes. Por apresurarte y querer pasarte la preventiva, o cerrártele a los coches, solo vas a ganar máximo 5 minutos de tiempo.  Cuando el semáforo esté en rojo, ten conciencia de tu cuerpo y aprovecha para ver si estás apretando la mandíbula o la zona de las caderas, o quizás las piernas. Relájate y haz contacto con tu respiración. Fluye al ritmo del que va delante de ti.

Respiración para recuperar la energía

A continuación te recomiendo una respiración sencilla para recuperar la energía y la atención, la puedes realizar mientras manejas o esperas en tu coche.

Para recuperar la energía mientras vas en el coche, puedes realizar la meditación 4/4 que sugiere el maestro Yogi Bhajan, quien trajo las enseñanzas del Yoga kundalini a Occidente.

Mientras vas en el coche, pon tu espalda recta. Toma una inhalación profunda y exhala lentamente. A continuación inhala en cuatro respiraciones cortas y exhala en cuatro espiraciones cortas. Prosigue con esta respiración rítmica por 3 minutos. Para finalizar, inhala profundo, reten la respiración por 10 segundos y exhala lentamente. A continuación observa como has recuperado tu energía.

 

Por Lu Botello